Año Nuevo

El Niño Dios contempla extasiado la Clara Luz. A su lado, inseparable, el Niño Hombre apegado a su piel de oro, le da la espalda, pero no puede evitar girar la cabeza para contemplar el resplandor porque, en el fondo, sabe que también es su casa. Es El mismo.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *