Está siempre donde se le necesita

Roma, Agosto de 2006. Paseando por la Rivera del Tévere  Tras la incertidumbre y el miedo  Ella , como siempre, dejó todo en manos de la providencia y, al poco tiempo, en el suelo, a mis piés, apareció esta diminuta etiqueta por su tamaño, pero enorme por su significado. Es igual el resultado pero hoy, todo está en su sitio.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *