La Italia auténtica III – Nacionalidad ” Al dente”

La Unión Europea, Estados Unidos, occidente en general, ha diseñado unas particularísimas y, muchas veces, ridículas condiciones para otorgar la nacionalidad a los extranjeros residentes. El miedo a tener que compartir la abundancia genera unos controles rigurosos, tiempos de espera larguísimos plagados de papeleo y, finalmente, cuestionarios y entrevistas personales en las que, antes de jurar la Constitución, al aspirante se le preguntan cuestiones sobre historia del país, legislación, costumbres y hasta la receta del “zarangollo”, plato típico de Murcia, como ocurrió con un candidato muy cercano, tanto, que está en mi casa. Naturalmente con el DNI español en el bolso.

Hay otras maneras de conseguir la nacionalidad. Yo mismo, por ejemplo, acabo de obtener la nacionalidad italiana por el método denominado “ al dente”. Como la pasta, si, porque es el baremo para medir el nivel de identificación con el país.

Ocurrió de forma espontánea, en casa, a la hora de comer, con la mesa puesta y la pasta ya bailando una Tarantella dentro de la olla. Mi suegra, Erminia, con toda naturalidad porque estaba terminando de aderezar la Pizzaiola y no podía hacerlo me dijo:

César, per favore, assaggia la pasta e vedi se  è pronta. (César, por favor, prueba la pasta y mira a ver si ya está lista)

En la cocina estaban conmigo, mi suegro, Emilio y mi mujer, Lucia… y me lo había pedido a mi. No  puede ser, pensé, lo ha hecho por cortesía, por familiaridad, pero seguro que después de mi diagnóstico, la prueba ella para estar segura. Disimulando para que no se me notara la emoción por la trascendencia del momento tan importante que estaba viviendo, me dirigí a la olla muy concentrado… César… este es tu minuto de gloria .. no puedes fallar. Pesqué con la cuchara unos penne  humeantes ( si ya sé, vaya nombrecito, en España somos tan remilgados que les llamamos “plumas”) y lo probé. Tras masticar unos segundos en un silencio solemne, dictaminé jugándomela.

– Mancano ancora  due minuti. ( Todavía faltan dos minutos )

Mi suegra me miró y simplemente dijo, “ Va bene”. A los dos minutos, sin probarla de nuevo, escurrió la pasta y sirvió los platos.

Ese día adquirí la nacionalidad italiana de verdad, mucho más que si me hacen enumerar las provincias de Italia o el número de diputados de la República. La pasta, deliciosa, al dente, naturalmente.

Preghiera del cibo

Emilio Coco, el prestigioso traductor y poeta italiano, ha tenido la gentileza de regalarme la traducción al italiano de mi “oración de la comida”.

Padre che sei in noi

grazie per aver creato il mondo

e in esso, i nostri alimenti,

l´acqua, le piante e gli animali.

Per quelli che hanno fame

ti chiediamo alimenti

e noi che abbiamo pane

ti siamo grati per la fame.

Grazie per la vita.

 Más que por la calidad del texto, me da la impresión que ha sido porque, hace ya unos años, también tuvo la amabilidad de concederme la mano de su hija entregándome uno de sus libros con esta dedicatoria:

“Acuérdate, querido César, que son las mujeres como plantas que se agostan si no se las cuida, o como fábricas que se desploman de no mantenerlas. Te entregamos nuestra planta más preciosa con la esperanza de que no la dejes nunca secar”

Y aquí estoy yo, desde entonces, con una regadera en la mano.

 

La felicidad

Dicho sin adornos, para ser feliz más bien sobra que falta. Es verdad que hay quien lo dice más bonito, pero es lo mismo:

Un hombre le dijo a Buda: “Yo quiero felicidad”. El contestó: primero retira “Yo” esto es el ego. Después remueve “quiero” porque es el deseo. Mira, ahora solo tienes “Felicidad”

Si el Norte cambia…¿Cómo no vamos a hacerlo nosotros?

Esta crisis de nuestra sociedad se debe a que los hombres se aferran al pasado negándose a aceptar  que el sistema de valores en los que  se va a  basar nuestra convivencia ha cambiado. El cambio real se producirá cuando los gobernantes, los políticos y hombres influyentes en el ámbito que sea, pertenezcan al Nuevo Tiempo y no lo vean como una amenaza a sus privilegios, que es la razón por la que los que gobiernan hoy se niegan a modificar las cosas, porque para ellos supone una pérdida, aunque sea un avance para los ciudadanos a los que creen representar.

Heráclito dijo que todo fluye, todo cambia, nada permanece. “No podemos bañarnos dos veces en el mismo río”. Quizás nadie pensó que eso incluía también a la Estrella Polar. Quizás, no todos sepan que la Estrella Polares la estrella más cercana a la línea del eje de la Tierra es la Alfa ( la más luminosa) de la constelación de la Osa Menor. Es la estrella más cercana al Polo Norte y es la que ha sido referencia fundamental para orientar a los hombres en el mar y en la tierra…Y seguro que muchos creen que siempre ha sido así . Pues no, la tierra oscila y esa estrella es diferente con el paso del tiempo. Nuestra querida Estrella Polar actual es una de las más brillantes que se hallan en el camino que va recorriendo el polo, y por eso se ha ganado el puesto en el último milenio. Y así seguirá siendo hasta el año 3500, cuando la línea imaginaria del polo pasará cerca de un astro aún más luminoso: la estrella Alfa de la constelación Cephei. Tres mil años más tarde, el trono polar se lo disputarán otras dos estrellas menores de la misma constelación, y hacia el año 7.400 recaerá en la estrella llamada Sadr (Alfa Cygni). Esta será la estrella polar más brillante de la historia.
Después de conocer esto, os brindo la oportunidad de hacer unareflexión y para comprender lo que está pasando en nuestro mundo ya que todo responde a las mismas Leyes del Universo:
La Tierra ( nosotros, los hombre, tu y yo) se mueve y orienta su vida tomando como referencia algo que, según creemos, permanece inmutable ( la estrella Polar) Si no aceptamos que las cosas cambian, incluso lo creiamos que no cambia, de manera inevitable nos perderemos pues lo que antes nos servía de referencia, nuestro Norte, ya no es el Norte.

Hoy más que nunca tenemos que estar abiertos a cambiar cosas que creíamos inmutables en nuestras vidas.. el trabajo, la amistad, el amor..la política, los gobernantes, las leyes, los sistemas de gobierno que llamamos democracia sin que lo sean realmente, todo tiene que reorientarse a la Nueva Estrella Polar que no es otra que una nueva forma de vivir aplicando a todo valores como la generosidad, el altruismo, la justicia, la libertad y todo aquello que uno a los hombres y no lo que los separa.

La Italia auténtica (2) Mañana lucirá el sol en toda Italia ¡Es una orden!

Los italianos están muy orgullosos de sus profesionales de cualquier especialidad. Valoran mucho su formación y experiencia, y la respetan. Por eso los enseñan en todos los medios de comunicación, especialmente la cadena de televisión pública RAI. Un bombero  entrevistado en la RAI , no es un tipo con una manguera, es un “ingeniero del fuego” y un carabiniere, un “doctor en seguridad”, acompañados de un es un despliegue de información detallada sobre su trabajo analizando los mínimos detalles. Naturalmente  todos van impecables al plató y con unos  fantásticos uniformes. Cada profesión, hasta la mas sencilla, un guardabosques, protección civil, conductor de ambulancia, camarero, panadero etc … tiene un uniforme excepcionalmente bonito. Es lógico, nunca se sabe cuando van a aparecer en la RAI y hay que estar preparados. La cuestión más banal, pongamos por caso lo que vi ayer en el magazine UNO mattina , “como limpiar las orejas adecuadamente a un perro”, reúne en el plató a un veterinario, una esteticista de perros, un experto en comportamiento, un adiestrador, un representante de una protectora de animales,…por supuesto todos con su impecable uniforme de trabajo. Además varios propietarios de perros con orejas de todas clases, largas, cortas, pequeñas, grandes.. porque cada una tiene su particularidad de limpieza. Y por supuesto un despliegue  de perros y profesionales limpiando orejas durante el `programa. Todos, se expresan con una corrección y cortesía  envidiable, incluidos los presentadores que siempre se dirigen a los invitados  como “Dottore” “ Ingegnere” “Avvocato” “ Professore” o lo que corresponda. Y, además, todos son guapos, por lo que, cuando termina la entrevista te queda la sensación de que has tirado tu vida ejerciendo la abogacía y que lo que tenías que haber hecho es montar una peluquería canina.

Una muestra de ello, es la información meteorológica, “ la Meteo” que en la RAI la presenta nada menos que un coronel del ejército, como es natural, con su uniforme. Al sol, que en Italia es italiano, claro, no le queda otro remedio que obeceder . Todo un ejercicio de autoestima.

La Italia auténtica (1) Amore, ¿Cuánta pasta ponemos a cocer?

Soy español, mi mujer es italiana y, por lo tanto, tengo el privilegio de ser italiano en Italia y ver las cosas desde dentro. Italia es muy suya; y muy nuestra. Al fin y al cabo, siglos atrás, los italianos  fueron súbditos del Rey de España y los españoles rendimos cuentas al emperador de Roma.

La cultura italiana está marcada para siempre, como todas aquellas que en algún momento de su historia fueron hegemónicas en el mundo, por el imperio romano. El estado italiano, tiene menos de 200 años, pero los italianos, como nación, más de 2.000. Quizás no se dan cuenta, pero siguen siendo  y actúan como ciudadanos de Roma. Probablemente porque conocen mejor que nadie sus  defectos  aman tanto a su país y lo manifiestan con orgullo en multitud de grandes cosas y en pequeños detalles. Y yo les admiro por ello.

Inicio aquí las crónicas de Italia sobre esos hábitos que repiten todos los italianos sea cual sea su origen, o acontecimientos nacionales, imperceptibles para un extranjero y que funcionan como amalgama de un país, como elemento de unión de sus ciudadanos. Esa es la auténtica Italia.

1 Amore, ¿cuánta pasta ponemos a cocer?

En Italia, la inseguridad, el aparente caos antes de la comida, es la certeza de que la pasta va a salir perfecta de cantidad y al dente. Pero siempre, siempre, justo antes de echar la pasta a la olla, que espera paciente en el fuego con agua hirviendo, surge la duda y una pregunta queda suspendida en el aire de la cocina sin que nadie se atreva a responderla valientemente… ¿Cuánta pasta ponemos a cocer? No han conseguido superar ese momento maldito. ¿Cien gramos por persona? No, es demasiado, hay “secondo” ( segundo) o “antipasti” ( entrantes) o insalata… cincuenta gramos entonces pero .. ¿y si nos quedamos cortos y falta? Mejor añadamos  por si acaso. Y la cocción… ¿cuántos minutos pone en la bolsa? ¿Ocho? si, eso es lo que sugiere el fabricante pero para que sea al dente dejémosla algo menos ¿no? Y .. ¿ la echo ya a cocer o espero a que este todo listo en la mesa? La pasta hay que comerla inmediatamente porque sino se pasa y no esta tan buena. La orden que suena desde algún lugar del comedor. ¡¡Butta la pasta!! ( echa la pasta) precipita los acontecimientos y todo el mundo se dispone a la mesa con premura, ahora la cosa va en serio y realmente vamos a comer en cuestión de minutos.

Al final, en nuestra casa  de Italia, cuando comemos en familia mi suegra Erminia prescinde de todo lo anterior, echa la pasta cuando quiere, jamás se equivoca calculando a ojo la cantidad, y el tiempo lo clava probando un spaghetti que pesca con una habilidad increíble del agua hirviendo. Y así ocurre en todas las casas de Italia. Mi mujer, Lucia, como es natural ha heredado esa intuición. Y la pasta… Ahhhh, la pasta. No hay palabras para describirla.

Se acabó la nintendo ¡viva la lava station!

La revolución de los videojuegos ya está aquí. Os presento la lava station  que va a acabar con el reinado de la nintendo. Con mucho más realismo, incorpora volcanes de espuma, giros de 360º y ataques de monstruos de cremallera. Importante novedad tecnológica es la pantalla en 3D esférica y centrífuga. Multifunción, juega – lava y multipuesto ( es cuestión de juntar las cabezas). Juego sin violencia y educativo pues en sus bases se prevé, entre otras cosas, que el que pierde tiende la ropa.   Y lo más sorprendente de todo ¡¡¡ ES GRATIS !!!