Mi lámpara lucía

Soy luz blanca pero como llevaba mucho tiempo bajo un sol abrasador que lo iluminaba todo, primero, dejé de ver la luz encendida y después, olvidé siquiera que había una lámpara.

He estado en la oscuridad  profunda y he sentido miedo  porque no recordaba lo fría y triste que es.

Entonces me he dado cuenta de que tenía una lámpara y que estaba encendida. Mi lámpara, lucía. He recordado que yo soy luz gracias a la oscuridad. Ahora la tarea no es apartar la oscuridad sino recordar que la lámpara.. lucía y no dejar que se apague nunca.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Mi lámpara lucía

  1. Nadie brilla por su propia luz, sino que reflejamos la luz de vida que viene del universo y lo hacemos para alumbrarle el camino a otros. Parecido a la luna; no tiene luz propia, pero alumbra los caminantes de noche..

    • La Luna es parte del Universo y, por lo tanto,está contenida y forma parte de la luz que ella misma recibe y que refleja, de nuevo al Universo. Es un círculo mágico que todo lo contiene.
      Gracias por tu comentario amigo André.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *